Tratamiento de Ansiedad y PánicoConócenosArtículos Ansiedad y PánicoContacto
Ansiedad y Pánico Artículos

 

Tratamiento de Ansiedad: Solución efectiva para Ataques de Pánico y Ansiedad

 

 

Otros artículos:

Ataques de Pánico: características

Crisis de Pánico

Cómo Curar la Ansiedad y Ataques de Pánico

Remedios Contra la Ansiedad y Ataques de Pánico

Calmar la Ansiedad: Consejos Prácticos para calmar Ataques de Ansiedad

Trastornos de Ansiedad

¿Por qué sentimos miedo?

La Función del Miedo

Estrés Post-Traumático

Fobias

Te Estresa Tu Manera de Pensar

Ansiedad

Qué es el Estrés

Desórdenes Alimenticios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tratamiento de Ansiedad y Ataques de Pánico

¿Existe el "Estrés Bueno"?

Como seguramente has escuchado o leído, el estrés es una respuesta natural del organismo ante situaciones que requieren un desempeño extraordinario. Eso es lo que nos han dicho por años.

Nuestros antepasados solían estresarse cuando requerían escapar de algún peligro o enfrentar una situación inusual, pero al desaparecer dicho riesgo, la respuesta también cesaba.

Así sucede actualmente con la mayoría de los animales.

Pero el ser humano ha aprendido a tomar como situaciones estresantes los diversos estímulos de la vida diaria, como trabajar, conducir un auto, pagar las cuentas y educar a los hijos, y todo esto ha hecho merma en la calidad de vida de las personas.

Se habla de que el estrés “bueno” es energizante, nos motiva y nos ayuda a competir y a dar más de nosotros mismos en eventos deportivos, carrera profesional y motivación cotidiana.

A los estresores positivos se les ha llamado eustress, y son situaciones que pensamos como positivas pero que desatan una respuesta de estrés. Entre ellas están el casarse, recibir un ascenso y hasta tomar unas vacaciones.

Pero para investigadores modernos como Andrew Bernstein, el estrés bueno no existe. Bernstein asegura que la noción de un “estrés bueno” fue propuesta por Hans Selye en 1976, en un intento por salir de un aprieto profesional. Selye es el responsable del concepto moderno del estrés, y así lo promovió hasta que sus colegas le informaron que situaciones como el sexo o los deportes provocan también la producción de hormonas de estrés.

Acorralado, decidió que el estrés no era una experiencia negativa, sino que era como la temperatura, donde existe frío y calor, pero donde ninguna es peor que la otra. Así nació el término eustress. Selye motivaba a las personas a maximizar este eustress, y disminuir el estrés.

Pero según Bernstein, este concepto no se ha fijado en la sociedad porque es un hecho que el “estrés bueno” no existe. El autor se pregunta, “¿Has escuchado a alguien decir, ‘tuve una gran relación sexual anoche, y fue estresante’?” Claro que no.

Para Bernstein el verdadero estrés no es una reacción fisiológica a un estímulo, como Selye propuso y difundió, sino una respuesta psicológica. Así, cuando se habla de “estrés bueno”, se hablaría de estímulos físicos que promueven el desempeño, mientras que el estrés tiene un origen psicológico, está asociado con situaciones desagradables y es el que buscaríamos evitar, o al menos, controlar.

Si estás estresado, es momento de atacar este problema psicológico, responsable del 80% de las enfermedades y factor detonante de la ansiedad. Te invitamos a mantenerte motivado y estimulado, más no estresado.

Para cualquier duda sobre el manejo y protección de sus datos personales, consulte nuestro Aviso de Privacidad

© Todos los derechos reservados. Se prohibe cualquier reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio.